PASSION

2/12/2018


Últimamente no paro de pensar en qué es lo que me apasiona. Estoy en un momento de autoexploración, aunque eso no es algo raro en mí... y me encuentro entre la espada y la pared. Solo estamos aquí una vez (o quién sabe, pero ¿y si sí?) y siento que no estoy viviendo al máximo, y que ahora mismo no estoy en el punto en el que me gustaría estar. Pero a pesar de ello, tengo un poquito de paz interior porque he decidido cambiar esto, aunque sea a pequeños pasitos.

Uno de mis defectos es que soy muy impaciente, quizás por el mundo tan caótico y cambiante en el que estamos, y tengo que aprender a mejorar esto y a ser más paciente. Hay que dar tiempo al tiempo, pero a veces me cuesta mucho y la impaciencia no trae nada bueno, ya que al final se puede convertir en ansiedad y en mil cosas más que son perjudiciales para nosotros mismos. Así que bueno, estoy en ello, intentando cambiarlo.

A veces es tan complicado cambiar una situación en la que no somos felices... pero soy de las personas que piensan que si tienes un rumbo y un objetivo en la vida, al final lo alcanzarás y llegarás a estar en el lugar en el que debes estar, sea como sea. El problema es que ahora mismo no se muy bien que quiero ¿habéis estado en esta situación alguna vez? Es una mierda, pero a pesar de ello, confío en que al final todo saldrá bien.

Centrándome en las fotos que os enseño hoy (ya paro de desvariar, lo sé, necesitaba desahogarme), os tengo que decir que me gustan especialmente. La luz es preciosa y el look que escogí para la sesión era muy yo, así que me sentí super a gusto haciendo las fotos con Sandra - ya os he enseñado su trabajo en otros posts del blog (aquí y aquí).

¡Espero que os gusten!
Besos ♡














You Might Also Like

1 comentarios

Subscribe